Conoce algunas imágenes de los padecimientos que trata la dermatóloga con un alto nivel de éxito

 
Acné y rosácea
El acné es una enfermedad presente en las glándulas sebáceas, las cuales producen una sustancia grasosa que debe salir por los poros mediante un folículo. Cuando este se tapa, surge un grano o espinilla que bien no es una amenaza grave, al romperse pueden dejar cicatrices.

Por otro lado, la rosácea es un padecimiento que genera piel rojiza y frecuentemente protuberancias pequeñas en el rostro, las cuales están llenas de pus.

Dermatitis
Es una inflamación de la piel que provoca una comezón muy molesta, se da en la niñez o en personas con antecedentes genéticos. Surge como un salpullido y se trata con determinadas cremas o ungüentos.

Verrugas
Son protuberancias carnosas pequeñas que brotan en la piel o la membrana mucosa, provocadas por el virus del papiloma humano. Se transmiten de un ser humano a otro por mero contacto, no duelen y pueden ser eliminadas con medicamentos tópicos o extracción por procedimiento médico.

Cáncer de piel
Implica el crecimiento anormal de células presentes en la capa externa de la piel, existen muchas variedades de este padecimiento y su surgimiento está fuertemente ligado a una larga exposición al sol.

Atopía
Se define como la predisposición a desarrollar más fácilmente algún tipo de alergia, lo cual tiene que ver con una hipersensibilidad a los alérgenos en determinadas personas.

Daño solar
La exposición constante al sol provoca un daño acumulable en la piel, generando a largo plazo envejecimiento prematuro, lesiones precancerosas y lo más grave: un cáncer en la dermis. Lo ideal es siempre usar bloqueador solar y evitar asolearse de 10 la mañana a 5 de la tarde.

Manchas en la piel
Existen muchos tipos de manchas, las cuales surgen por una dieta inadecuada, agentes patógenos, el tabaco y píldoras anticonceptivas que alteran la actividad de los melanocitos (células productoras de melanina), fármacos y hasta el fototipo: la piel blanca es más delgada y contiene menos colágeno, siendo más vulnerable.

Lunares
Son lesiones cutáneas pigmentadas que suelen aparecer en edades adultas, al ser crónicas pueden durar muchos años o ser permanentes. Generalmente son benignos, pero si crecen, cambian de forma o se obscurecen es importante que la dermatóloga lo retire y descarte la aparición de un cáncer.

Programa una visita con la Dra. Mary Ann Weaver Velasco para encontrar el tratamiento adecuado a tu padecimiento en la piel